software architects

Llega Internet Explorer 9

¿Cuáles serán las repercusiones para desarrolladores y usuarios de la llegada del nuevo navegador?

Los desarrolladores y los usuarios tienen aspiraciones distintas, que deberían necesariamente ser conjugables. El desarrollador aspira a poder construir un portal web que pueda visualizarse correctamente en cualquier navegador. El usuario querría poder ver correctamente el contenido web sin más preocupaciones, y olvidarse de cuestiones tales como que un sitio web esté "optimizado" para cierto navegador, o qué es el modo de compatibilidad de Internet Explorer.

Estas aspiraciones se han visto burladas durante toda la historia de Internet como medio de masas.

Microsoft aprovechó el dominio de Windows en el mercado de los sistemas operativos para convertir a Internet Explorer 6 (IE6) en el navegador de referencia: en 2002 su uso llegó al 95% del reparto total. Esta circunstancia posicionó a IE6 como referencia de los diseñadores, a pesar de que Microsoft nunca mostró interés en el cumplimiento de estándares.

Después de cinco largos años Microsoft lanza IE7, seguramente demasiado tarde. El mercado ya había empezado a fragmentarse. A partir de este momento comienza la pesadilla para los desarrolladores: era necesario escribir contenido web que fuera compatible con un grupo de navegadores.

No es hasta IE8 que Microsoft entiende que es necesario la conversión hacia los estándares como el resto de navegadores, e intenta devolver el estatus de referente para los desarrolladores, que habían encontrado mejores aliados en otros productos (Firefox, Opera, Chrome). De ahí la nueva funcionalidad "Compatibility view" (también presente en IE9), un esfuerzo para permitir que los portales web creados para versiones anteriores de IE puedan verse correctamente.

Microsoft ha declarado que querría abandonar el soporte de IE6, con una cuota actual inferior al 10%, pero se encuentra con el obstáculo del soporte a sus usuarios.

IE9 es el primer intento de Microsoft de igualar en compatibilidad de estándares al resto de navegadores. El test de referencia ACID3 lo pone a altura del resto, pero mantiene el "Compatibility view", y solo los nuevos sistemas operativos Vista y 7 permiten instalarlo. La apuesta de Microsoft parece ir en la dirección correcta, pero se antoja conservadora, ya que dista de la situación deseada de mantener una sola versión activa compatible con los estándares, lo que no permitirá a los desarrolladores salir de la pesadilla durante un buen tiempo.